Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

domingo, 21 de marzo de 2010

Echando atrás el tiempo...


Fecha: Domingo 21 de marzo de 2010.
Emocionalmente pacifíca.

Hoy no quiero escribir de nada.
Solo quiero escribir por el placer de hacerlo.
Quiero que mis dedos sientan esa magia y que comienzen a teclear, por inercia, como si algún extraño ente se apoderara de ellos.
Afuera, el día esta soleado pero fresco, algo contradictorio y hermoso. Esto es casi un milagro, porque se predecian días con un frio terrible, pero no importa.

Las estaciones del año pasan rápido, el frio, el calor, las lluvias, todo pasa rápido tambien, pero pasan aún más rápido los días.
Hoy es 21 de marzo, la primavera entró y yo siento que era ayer cuando hacía las compras navideñas, que fué hace unas horas que podía escuchar las doce campanadas, una tras otra, recordandome que un nuevo año había comenzado. Y con ello, vienen los recuerdos de mis promesas: comer bien pero no engordar, escribir, no guardarme nada, aprender francés, dejar las viejas relaciones disfuncionales, aprender a dejar ir el pasado... ¡Dios! ¡Qué rápido ha pasado este tiempo!
Pero contrario al año pasado, me siento totalmente tranquila. He tenido altibajos emocionales, fisicos uff! ni se diga, pero he podido mantenerme al pie de mis promesas.
Afortunadamente, he podido evitar recaer en esa enfermedad que me hizo sufrir... lamentablemente la tentación es mucha.

Pero a pesar de eso, siento dentro de mi una gran tranquilidad, siento paz, siento alegría, lo siento todo. Comienzo a sentir que después de la tormenta SI llega la calma.

Hoy quise escribir sin un tema en especifíco, quise escribir solo por sentir la magia que se apodera de mis dedos, mientras suavemente tecleo una letra, después otra y otra más. Y asi poder ver como mientras escribo, mágicamente voy creando.
Escribí solo por hacerlo, y conseguí algo lindo que publicar.
Un beso a quien sea que me lea, un beso, un montón de bendiciones.

Echando atrás el tiempo...


Fecha: Domingo 21 de marzo de 2010.
Emocionalmente pacifíca.

Hoy no quiero escribir de nada.
Solo quiero escribir por el placer de hacerlo.
Quiero que mis dedos sientan esa magia y que comienzen a teclear, por inercia, como si algún extraño ente se apoderara de ellos.
Afuera, el día esta soleado pero fresco, algo contradictorio y hermoso. Esto es casi un milagro, porque se predecian días con un frio terrible, pero no importa.

Las estaciones del año pasan rápido, el frio, el calor, las lluvias, todo pasa rápido tambien, pero pasan aún más rápido los días.
Hoy es 21 de marzo, la primavera entró y yo siento que era ayer cuando hacía las compras navideñas, que fué hace unas horas que podía escuchar las doce campanadas, una tras otra, recordandome que un nuevo año había comenzado. Y con ello, vienen los recuerdos de mis promesas: comer bien pero no engordar, escribir, no guardarme nada, aprender francés, dejar las viejas relaciones disfuncionales, aprender a dejar ir el pasado... ¡Dios! ¡Qué rápido ha pasado este tiempo!
Pero contrario al año pasado, me siento totalmente tranquila. He tenido altibajos emocionales, fisicos uff! ni se diga, pero he podido mantenerme al pie de mis promesas.
Afortunadamente, he podido evitar recaer en esa enfermedad que me hizo sufrir... lamentablemente la tentación es mucha.

Pero a pesar de eso, siento dentro de mi una gran tranquilidad, siento paz, siento alegría, lo siento todo. Comienzo a sentir que después de la tormenta SI llega la calma.

Hoy quise escribir sin un tema en especifíco, quise escribir solo por sentir la magia que se apodera de mis dedos, mientras suavemente tecleo una letra, después otra y otra más. Y asi poder ver como mientras escribo, mágicamente voy creando.
Escribí solo por hacerlo, y conseguí algo lindo que publicar.
Un beso a quien sea que me lea, un beso, un montón de bendiciones.