Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

jueves, 23 de junio de 2011

Historia....

Un día tremendamente común, es decir, en un lugar como éste es dificil que pasen cosas nuevas.... dificil, más no imposible.

Todo transcurre en perfecta pacifidad, tan tranquilamente... y de pronto ahí está... con su mirada que me roba el aliento y sus palabras suavecitas, como hechas para seducir.
Lo miro con desdén, ignorando el hecho de que sus ojos me transportan al fin del mundo, a la orilla de un acantilado, al mismisimo cielo.
Ignorando que mi corazón se pone loco cuando está cerca, ignorando todo y nada a la vez.

Se acerca... suavemente toma mi mano... un toque tan delicado! Como si temiera que algo en mi se rompiera...como si fuera su muñeca de cristal... Para mí, todo en el es tan perfecto!

Y así lentamente iniciamos el juego del coqueteo, de la seducción, del amor. Sin imaginar nada, sin pedir nada, sin temer nada. Un juego simple, pero complicado.
Todo a nuestro alrededor parece detenerse. Parece girar muy despacio, como en un carrusel. Podría jurar que escucho música de fondo como en las películas. Y me gusta.
Después de todo, despertar del sueño no es tan duro como pensé.
No si puedo soñar que te tengo a mi lado.

Historia....

Un día tremendamente común, es decir, en un lugar como éste es dificil que pasen cosas nuevas.... dificil, más no imposible.

Todo transcurre en perfecta pacifidad, tan tranquilamente... y de pronto ahí está... con su mirada que me roba el aliento y sus palabras suavecitas, como hechas para seducir.
Lo miro con desdén, ignorando el hecho de que sus ojos me transportan al fin del mundo, a la orilla de un acantilado, al mismisimo cielo.
Ignorando que mi corazón se pone loco cuando está cerca, ignorando todo y nada a la vez.

Se acerca... suavemente toma mi mano... un toque tan delicado! Como si temiera que algo en mi se rompiera...como si fuera su muñeca de cristal... Para mí, todo en el es tan perfecto!

Y así lentamente iniciamos el juego del coqueteo, de la seducción, del amor. Sin imaginar nada, sin pedir nada, sin temer nada. Un juego simple, pero complicado.
Todo a nuestro alrededor parece detenerse. Parece girar muy despacio, como en un carrusel. Podría jurar que escucho música de fondo como en las películas. Y me gusta.
Después de todo, despertar del sueño no es tan duro como pensé.
No si puedo soñar que te tengo a mi lado.