Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

viernes, 17 de octubre de 2014

No te disculpes.

No te disculpes. No hace falta que lo hagas, lo que hiciste no es ningún pecado, ningún delito, no es una ofensa.
No te disculpes, porque sabes que me parte el alma que me veas con esos ojos... Tus ojos.
No me mires así, con esa mirada que me provoca ternura, paciencia, cariño.... No me veas así.
Era cuestión de tiempo, los dos lo sabíamos. No podemos postergar lo inevitable. No podemos fingir que nada pasa.

El error, la ofensa, el pecado, el delito fue mío. Fue mi culpa esperar algo que no iba a llegar. Fue mi error el creer que se podía encerrar el aire a cuatro paredes. Fue mi culpa el soñar que podía esclavizar tu libertad. Fue mi desilusión el creer que habría diferencia entre yo y las demás... Las demás. Fue mi culpa, no llores, no te culpes, no te sientas mal.
Acepto y asumo las consecuencias de mis malas decisiones, de mis sueños, de mis esperanzas.
Lo acepto, lo asumo... Fue mi culpa enseñarte a volar, a sabiendas que eso te llevaría lejos de mi. Fue mi culpa el quitarme mis alas...para dartélas a tí.

No te disculpes.

No te disculpes. No hace falta que lo hagas, lo que hiciste no es ningún pecado, ningún delito, no es una ofensa.
No te disculpes, porque sabes que me parte el alma que me veas con esos ojos... Tus ojos.
No me mires así, con esa mirada que me provoca ternura, paciencia, cariño.... No me veas así.
Era cuestión de tiempo, los dos lo sabíamos. No podemos postergar lo inevitable. No podemos fingir que nada pasa.

El error, la ofensa, el pecado, el delito fue mío. Fue mi culpa esperar algo que no iba a llegar. Fue mi error el creer que se podía encerrar el aire a cuatro paredes. Fue mi culpa el soñar que podía esclavizar tu libertad. Fue mi desilusión el creer que habría diferencia entre yo y las demás... Las demás. Fue mi culpa, no llores, no te culpes, no te sientas mal.
Acepto y asumo las consecuencias de mis malas decisiones, de mis sueños, de mis esperanzas.
Lo acepto, lo asumo... Fue mi culpa enseñarte a volar, a sabiendas que eso te llevaría lejos de mi. Fue mi culpa el quitarme mis alas...para dartélas a tí.