Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¿Qué aprendí en 2014?

Pues bien, primeramente tendría que aclarar que justo ahora me encuentro en un estado sin definir, pero supongo que eso no es novedad. Puede ser que lo que escribiré a continuación sea un tanto excesivo, pero al menos por esta vez dejaré que mis emociones se desborden.

Entonces, ¿qué aprendi en el 2014?
Antes que nada, aprendí que mi familia, mis hermanos, mi mamá, serán no sólo mi motivo para levantarme, serán mi fortaleza. Que los amo con cada particula y célula de mi ser, que los amo tanto, tanto, que aunque haya problemas o peleas, siempre estaré ahí.

Aprendí que no puedo sentirme comprometida con otras personas, creo que tendría que aprender a ser egoísta, pero eso se lo dejaré al 2015. Aprendí que hay gente que sabe ser agradecida, hay otra que no, pero la pena no debe ser nunca una forma de agradecimiento.
Aprendí (a la mala) que no todas las inversiones (de cualquier tipo) terminan en ganancia. Aprendí que nunca está de más tener "contactos". Y que hay gente que de verdad sabe jugar sucio.

Este año entendí que dejar ir, perdonar, es lo mejor que puedo hacerme a mi misma. 
Éste año dejé ir, solté a alguien que en su momento y tiempo quise mucho, aunque eso significara la distancia verdadera. Creo que los dos sabiamos lo que era la distancia, pero este año supe el verdadero significado.
Aprendí que merezco ser amada, por el simple hecho de dar amor.

Creo que los últimos días pude entender que hay gente bastante hija de puta, que busca herir y dañar en base a experiencias pasadas. Y por cierto, si ese personaje llegara a leer esto, quiero decirle algo: Si, me destruiste, pero eso no significa que hayas ganado, idiota.

Algo muy importante que pude entender es que en verdad, la palabra Dios y la palabra Religión no son sinónimos. Todo llega cuando tiene que llegar, para todo hay un momento. La sabiduría de las abuelas me deja saber que si es para mi lo que ha de llegar no importa donde esté, será para mí.

Aprendí que el poder de la palabra es algo serio, y por eso mismo yo misma declaro que éste año, que ésta por iniciar será de crecimiento, de aprender. Habrá cosas que van a doler, habrá otras que me harán tremendamente feliz, otras no tanto. En fin, sé que éste será mi año ;)

Ahora solo me queda una duda... ¿Qué aprenderé en el 2015?

¿Qué aprendí en 2014?

Pues bien, primeramente tendría que aclarar que justo ahora me encuentro en un estado sin definir, pero supongo que eso no es novedad. Puede ser que lo que escribiré a continuación sea un tanto excesivo, pero al menos por esta vez dejaré que mis emociones se desborden.

Entonces, ¿qué aprendi en el 2014?
Antes que nada, aprendí que mi familia, mis hermanos, mi mamá, serán no sólo mi motivo para levantarme, serán mi fortaleza. Que los amo con cada particula y célula de mi ser, que los amo tanto, tanto, que aunque haya problemas o peleas, siempre estaré ahí.

Aprendí que no puedo sentirme comprometida con otras personas, creo que tendría que aprender a ser egoísta, pero eso se lo dejaré al 2015. Aprendí que hay gente que sabe ser agradecida, hay otra que no, pero la pena no debe ser nunca una forma de agradecimiento.
Aprendí (a la mala) que no todas las inversiones (de cualquier tipo) terminan en ganancia. Aprendí que nunca está de más tener "contactos". Y que hay gente que de verdad sabe jugar sucio.

Este año entendí que dejar ir, perdonar, es lo mejor que puedo hacerme a mi misma. 
Éste año dejé ir, solté a alguien que en su momento y tiempo quise mucho, aunque eso significara la distancia verdadera. Creo que los dos sabiamos lo que era la distancia, pero este año supe el verdadero significado.
Aprendí que merezco ser amada, por el simple hecho de dar amor.

Creo que los últimos días pude entender que hay gente bastante hija de puta, que busca herir y dañar en base a experiencias pasadas. Y por cierto, si ese personaje llegara a leer esto, quiero decirle algo: Si, me destruiste, pero eso no significa que hayas ganado, idiota.

Algo muy importante que pude entender es que en verdad, la palabra Dios y la palabra Religión no son sinónimos. Todo llega cuando tiene que llegar, para todo hay un momento. La sabiduría de las abuelas me deja saber que si es para mi lo que ha de llegar no importa donde esté, será para mí.

Aprendí que el poder de la palabra es algo serio, y por eso mismo yo misma declaro que éste año, que ésta por iniciar será de crecimiento, de aprender. Habrá cosas que van a doler, habrá otras que me harán tremendamente feliz, otras no tanto. En fin, sé que éste será mi año ;)

Ahora solo me queda una duda... ¿Qué aprenderé en el 2015?