Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

sábado, 2 de julio de 2016

Eres lo que más quiero en este mundo. Eso eres.

Qué mágico poder bendecir tu vida, decirte que cada día que pasa es el más feliz de mi vida.
Mirarte y saber que contigo gané todas las guerras, desear que el futuro llegue rápidito con todos los anhelos que deseamos. Poder entender que la vida es buena, que te encontré y me encontraste, que desde hace varios ayeres nos veníamos mereciendo.

Qué sueño es despertar y saber que estás aquí, que jamás vas a irte, que jamás me iré tampoco. Saber que nuestros proyectos están caminando, que fuiste mi darma, que la vida a tu lado sabe mejor.
Es bonito, me llena, me mata cuando me abrazas fuerte, cuando me dices al  oído que me amas y que sabes que te amo con la misma forma. Es magia saber que lo que hay entre tu y yo no le alcanza al corazón.
Es mágico cuando me dices al oído -te casarías conmigo? Y tejemos juntos muchos sueños, muchos planes. Cuando me dices que jamás dejarás que nadie me haga daño.
Es mágico hacer el amor, desgastarnos, entregarnos y al final fundirnos en un solo abrazo.
No puedo explicar cuanto te amo, cuanto te voy a amar siempre. Tampoco puedo explicar lo mucho que te esperé, cuanto te soñé, no puedo explicar como hice las pases con mis decisiones del pasado, lo feliz que soy de haber vivido todo lo que viví porque al final la recompensa eres tu.
Me cambias, me elevas, me pierdo. En ti, contigo. Siempre tu.


Y te mostré pedazos de piel que la luz del sol aun no toca. Y tantos lunares que ni yo misma conocía. Te mostré mi fuerza bruta, mi talón de Aquiles, mi poesía.
Te amo con todo lo que soy, con todo lo que fui, con todo lo que no seré. Por y para siempre.


Eres lo que más quiero en este mundo. Eso eres.

Qué mágico poder bendecir tu vida, decirte que cada día que pasa es el más feliz de mi vida.
Mirarte y saber que contigo gané todas las guerras, desear que el futuro llegue rápidito con todos los anhelos que deseamos. Poder entender que la vida es buena, que te encontré y me encontraste, que desde hace varios ayeres nos veníamos mereciendo.

Qué sueño es despertar y saber que estás aquí, que jamás vas a irte, que jamás me iré tampoco. Saber que nuestros proyectos están caminando, que fuiste mi darma, que la vida a tu lado sabe mejor.
Es bonito, me llena, me mata cuando me abrazas fuerte, cuando me dices al  oído que me amas y que sabes que te amo con la misma forma. Es magia saber que lo que hay entre tu y yo no le alcanza al corazón.
Es mágico cuando me dices al oído -te casarías conmigo? Y tejemos juntos muchos sueños, muchos planes. Cuando me dices que jamás dejarás que nadie me haga daño.
Es mágico hacer el amor, desgastarnos, entregarnos y al final fundirnos en un solo abrazo.
No puedo explicar cuanto te amo, cuanto te voy a amar siempre. Tampoco puedo explicar lo mucho que te esperé, cuanto te soñé, no puedo explicar como hice las pases con mis decisiones del pasado, lo feliz que soy de haber vivido todo lo que viví porque al final la recompensa eres tu.
Me cambias, me elevas, me pierdo. En ti, contigo. Siempre tu.


Y te mostré pedazos de piel que la luz del sol aun no toca. Y tantos lunares que ni yo misma conocía. Te mostré mi fuerza bruta, mi talón de Aquiles, mi poesía.
Te amo con todo lo que soy, con todo lo que fui, con todo lo que no seré. Por y para siempre.