Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

jueves, 15 de junio de 2017

Sí quiero.

Sí quiero.
Quiero escribir contigo cada historia: la más bonita, la más pasional, la más eterna, la más...
Quiero escuchar tus razones, tus motivos, tus sueños y tus anhelos; ver en tus ojos ese brillo del que me enamoré cada vez que me explicas con tanta pasión tus pasiones.
Quiero vivir el sueño que cada noche soñé.

Sí quiero.
Quiero ver tu cara todos los días. Quiero despertar con los abrazos fuertes por la cintura, con mis besos en tus hombros como cada mañana con la sonrisa que me dice a cada momento -Estás en casa.
Quiero la montaña rusa de emociones cuando te propones sonrojarme, cuando me dices que soy la más bonita, cuando me hablas cerquita, cuando me haces ver cuánto me amas.
Quiero decirle al mundo que el mundo mismo sí es una persona, sí es una vida, sí es una razón para quedarse, para seguir y luchar. Porque en ti yo lo veo.

Sí quiero. Quiero dedicarte desvelos, justo como ahora lo hago, pensando en ti. Siempre en ti.
Quiero la lluvia por la ventana, los ratos de Starbucks porque tu amas estar ahí. Quiero la vida, la noche, la lluvia, la prisa, la calma. Y amor, la quiero contigo.
Quiero que seas mi razón de poeta, mi melodía y mi música. Quiero tu pasión, mi intensidad, quiero nuestra calma.

Sí quiero.
Los nervios del primer día, las miradas de esa noche, el primer beso. Quiero la sensación de que todo se detiene, todo se congela, todo espera. Todo mientras me abrazas con esa suavidad, despacito, como si entre tus manos se encontrara un tesoro.

Y es que con todo esto, la pregunta sobra. ¿Que si quiero casarme contigo? Cariño, yo contigo quiero la vida.
Sí quiero hoy, quise ayer y querré siempre.
Sí quiero,


Sí quiero.

Sí quiero.
Quiero escribir contigo cada historia: la más bonita, la más pasional, la más eterna, la más...
Quiero escuchar tus razones, tus motivos, tus sueños y tus anhelos; ver en tus ojos ese brillo del que me enamoré cada vez que me explicas con tanta pasión tus pasiones.
Quiero vivir el sueño que cada noche soñé.

Sí quiero.
Quiero ver tu cara todos los días. Quiero despertar con los abrazos fuertes por la cintura, con mis besos en tus hombros como cada mañana con la sonrisa que me dice a cada momento -Estás en casa.
Quiero la montaña rusa de emociones cuando te propones sonrojarme, cuando me dices que soy la más bonita, cuando me hablas cerquita, cuando me haces ver cuánto me amas.
Quiero decirle al mundo que el mundo mismo sí es una persona, sí es una vida, sí es una razón para quedarse, para seguir y luchar. Porque en ti yo lo veo.

Sí quiero. Quiero dedicarte desvelos, justo como ahora lo hago, pensando en ti. Siempre en ti.
Quiero la lluvia por la ventana, los ratos de Starbucks porque tu amas estar ahí. Quiero la vida, la noche, la lluvia, la prisa, la calma. Y amor, la quiero contigo.
Quiero que seas mi razón de poeta, mi melodía y mi música. Quiero tu pasión, mi intensidad, quiero nuestra calma.

Sí quiero.
Los nervios del primer día, las miradas de esa noche, el primer beso. Quiero la sensación de que todo se detiene, todo se congela, todo espera. Todo mientras me abrazas con esa suavidad, despacito, como si entre tus manos se encontrara un tesoro.

Y es que con todo esto, la pregunta sobra. ¿Que si quiero casarme contigo? Cariño, yo contigo quiero la vida.
Sí quiero hoy, quise ayer y querré siempre.
Sí quiero,