Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

martes, 5 de enero de 2016

About you and me.


Y es que entre fríos y heladas, entre inviernos y tempestades he de admitir algo: Qué buen verano nos creamos, mi amor.

{ Eres mis tardes de verano, mi río de sensaciones y por mucho, eres la magia más pura que han visto mis ojos.}
Yo definitivamente quiero esto, para siempre. 
A ti.

sábado, 2 de enero de 2016

How much I love you.


So i'm gonna love you like i'm gonna lose you. I'm gonna hold you like i'm sayin' goodbye. 

viernes, 1 de enero de 2016

Personal: ¿Qué aprenderé en 2016?

Pues bien. Hace muchisímo que no escribo de una forma tan personal, utilizando el "yo" y enfocándome directamente en mí. En otras palabras: hace mucho que no soy egoísta al momento de escribir.
So, si tu me lees desde años anteriores sabrás que cada finalizar de año escribo este tipo de post.
Entonces, ¿qué aprenderé en el 2016? ¿Qué me dejó el 2015?

2015: Estamos a mano, Ni me debes, ni te debo. En éste año aprendí a cerrar ciclos muy intensos. Dejé de esperar. Me tatué tres veces. (TRES!) Aprendí que mis sueños, mis intereses y prioridades son eso: Prioridad. Entendí que hay quienes están dispuestos a volar conmigo, y que me permiten al mismo tiempo volar con ellos. Entendí que tengo alas propias, para volar por mi cuenta.
Solté. Solté, solté. Dejé ir a aquellos que tenía amarrados, por mucho tiempo. Específicamente hablo de ti, mejor amigo. Espero que donde estés, estés bien. Que el destino, el universo te pongan en donde debes estar. Sea el cielo, o sea el infierno. Dios, este año cerré relaciones tóxicas, dañinas. Relaciones donde evidentemente yo daba más.
Y fue entonces cuando ¡booom! Apareció el. Sinceramente, el hizo que mi año valiera todo. La pena, las lágrimas, las sonrisas, las escapadas, las aventuras, los besos, cada minuto de hacer el amor, cada debate, cada todo. Simplemente, él hizo que le perdonara al 2015 cada mal momento vivido.
Este año fue caótico. Tuvo un poquito de todo. Just as life is.

Por otro lado, 2016 ¡vaya manera de recibirte! Tener a un ladito a mis amores me hizo iniciar con el pie derecho. Qué placer es poder decir que la primera persona a la que besé y abracé al minuto 01 del año fue a quién quiero tener a mi lado, cada día de mi vida.
Ese hombre, el amor de mi vida, quién hace que todo tenga sentido: cada decisión que tomé, cada paso que di, cada situación incómoda a la que tuve que hacer frente, cada granito de valentía que tuve que tener. Babe, sé que no leerás esto, pero si llega a ser así, quiero que sepas que haces que mi mundo tenga sentido. Y que te amo, que lo hago con cada fuerza de mi ser, con todo lo que soy, con todo lo que seré y también con todo lo que jamás seré. Eres mis ganas de ser mejor cada día, de compartir contigo todo, y de desear que así sea cada día de nuestra vida. Estamos en el mismo canal, eres tu lo que siempre desee tener.
Mi familia, iniciar con ellos este año le dieron un significado distinto a todo. He vivido una separación terrible, los extraño con todas mis fuerzas. Pasar este día juntos fue mágico. Fue más de lo que pude imaginar. Poder abrazarlos, decirles cuanto los amo, cuán feliz me hace sabernos juntos aún en la distancia. Si eso no es magia, entonces no sé que sea.
2016, espero mucho de ti. Pero más que eso, espero mucho de mí. Estoy dispuesta a hacer valer cada uno de tus 366 días. A trabajar, a realizar sueños, anhelos, prioridades. A tomar decisiones importantes. A soñar. Sobre todo eso, a soñar mucho.

Querido lector, espero que éste año que empieza sea para ti también un comienzo de algo nuevo. Que cada día tengas un sueño diferente que soñar, una meta que alcanzar, un "tú" que vencer. Y sobre todo, que en tu rostro haya siempre una sonrisa. Por sobre las lágrimas, aún en tempestades y momentos agridulces. Que el universo trace el camino que has de recorrer.

Entonces, ¿qué aprenderé en 2016? ¿Qué caminos he de recorrer?
No puedo esperar a descubrirlo.

P.

About you and me.


Y es que entre fríos y heladas, entre inviernos y tempestades he de admitir algo: Qué buen verano nos creamos, mi amor.

{ Eres mis tardes de verano, mi río de sensaciones y por mucho, eres la magia más pura que han visto mis ojos.}
Yo definitivamente quiero esto, para siempre. 
A ti.

How much I love you.


So i'm gonna love you like i'm gonna lose you. I'm gonna hold you like i'm sayin' goodbye. 

Personal: ¿Qué aprenderé en 2016?

Pues bien. Hace muchisímo que no escribo de una forma tan personal, utilizando el "yo" y enfocándome directamente en mí. En otras palabras: hace mucho que no soy egoísta al momento de escribir.
So, si tu me lees desde años anteriores sabrás que cada finalizar de año escribo este tipo de post.
Entonces, ¿qué aprenderé en el 2016? ¿Qué me dejó el 2015?

2015: Estamos a mano, Ni me debes, ni te debo. En éste año aprendí a cerrar ciclos muy intensos. Dejé de esperar. Me tatué tres veces. (TRES!) Aprendí que mis sueños, mis intereses y prioridades son eso: Prioridad. Entendí que hay quienes están dispuestos a volar conmigo, y que me permiten al mismo tiempo volar con ellos. Entendí que tengo alas propias, para volar por mi cuenta.
Solté. Solté, solté. Dejé ir a aquellos que tenía amarrados, por mucho tiempo. Específicamente hablo de ti, mejor amigo. Espero que donde estés, estés bien. Que el destino, el universo te pongan en donde debes estar. Sea el cielo, o sea el infierno. Dios, este año cerré relaciones tóxicas, dañinas. Relaciones donde evidentemente yo daba más.
Y fue entonces cuando ¡booom! Apareció el. Sinceramente, el hizo que mi año valiera todo. La pena, las lágrimas, las sonrisas, las escapadas, las aventuras, los besos, cada minuto de hacer el amor, cada debate, cada todo. Simplemente, él hizo que le perdonara al 2015 cada mal momento vivido.
Este año fue caótico. Tuvo un poquito de todo. Just as life is.

Por otro lado, 2016 ¡vaya manera de recibirte! Tener a un ladito a mis amores me hizo iniciar con el pie derecho. Qué placer es poder decir que la primera persona a la que besé y abracé al minuto 01 del año fue a quién quiero tener a mi lado, cada día de mi vida.
Ese hombre, el amor de mi vida, quién hace que todo tenga sentido: cada decisión que tomé, cada paso que di, cada situación incómoda a la que tuve que hacer frente, cada granito de valentía que tuve que tener. Babe, sé que no leerás esto, pero si llega a ser así, quiero que sepas que haces que mi mundo tenga sentido. Y que te amo, que lo hago con cada fuerza de mi ser, con todo lo que soy, con todo lo que seré y también con todo lo que jamás seré. Eres mis ganas de ser mejor cada día, de compartir contigo todo, y de desear que así sea cada día de nuestra vida. Estamos en el mismo canal, eres tu lo que siempre desee tener.
Mi familia, iniciar con ellos este año le dieron un significado distinto a todo. He vivido una separación terrible, los extraño con todas mis fuerzas. Pasar este día juntos fue mágico. Fue más de lo que pude imaginar. Poder abrazarlos, decirles cuanto los amo, cuán feliz me hace sabernos juntos aún en la distancia. Si eso no es magia, entonces no sé que sea.
2016, espero mucho de ti. Pero más que eso, espero mucho de mí. Estoy dispuesta a hacer valer cada uno de tus 366 días. A trabajar, a realizar sueños, anhelos, prioridades. A tomar decisiones importantes. A soñar. Sobre todo eso, a soñar mucho.

Querido lector, espero que éste año que empieza sea para ti también un comienzo de algo nuevo. Que cada día tengas un sueño diferente que soñar, una meta que alcanzar, un "tú" que vencer. Y sobre todo, que en tu rostro haya siempre una sonrisa. Por sobre las lágrimas, aún en tempestades y momentos agridulces. Que el universo trace el camino que has de recorrer.

Entonces, ¿qué aprenderé en 2016? ¿Qué caminos he de recorrer?
No puedo esperar a descubrirlo.

P.