Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

sábado, 15 de diciembre de 2012

Eres una de las mujeres más fuertes que conozco.


Eres una de las mujeres más fuertes que conozco...

Las mujeres fuertes son aquellas que saben que la senda por delante estará sembrada de obstáculos, pero la emprenden igualmente, porque es el camino para ellas.

Las mujeres fuertes son aquellas que cometen errores, pero los admiten, aprenden de ellos y saben usar lo que aprendieron.

Las mujeres fuertes se lastiman fácilmente, pero igual ofrecen su corazón y sus manos, conociendo el riesgo y aceptando el dolor cuando llega.

Las mujeres fuertes en ocasiones son derrotadas por la vida, pero vuelven a levantarse y siguen hacia adelante.

Las mujeres fuertes tienen temores. Se enfrentan con sus miedos y avanzan hacia el futuro, por incierto que sea.

Las mujeres fuertes no son aquellas que triunfan de entrada, son aquellas que fracasan una y otra vez, pero continúan luchando hasta triunfar.

Las mujeres fuertes les hacen frente a los obstáculos diarios de la vida, en ocasiones con una lágrima, pero siempre llevando alta la cabeza al despuntar el nuevo día.

Eres una de las mujeres más fuertes que conozco...


Tanto tu como yo, para chingonadas de viejas: ÉSTAS! Me cae que si :) <3 span="span">


2012


DosMilDoce

viernes, 14 de diciembre de 2012

Inspiración a las dos de la mañana.

Alguna noche de diciembre.
Dos quince a.m.

Paseando por la ciudad, de noche, tomados de la mano con un frío que me entumecía las mejillas.
Tu ahí, yendo por la vida sin saber lo que tu respiración me daba.
Me abrazas, cálidamente dentro de tanto frío.
Caminamos pues sin dirección y sin notarlo entramos a ese callejón que bien podría representar una de las calles del antiguo Guanajuato: tan romántico con esas penumbras, lleno de casitas antiguas, arboles silenciosos y todo éste escenario siendo testigo de la imagen que ahí acontece. El cuadro perfecto: un escenario romántico con dos enamorados de la mano.

Caminando lentamente, y tu ni siquiera imaginas lo que pasa por mi mente. Tantas dudas, tantos miedos y al mismo tiempo alegría por tenerte de vuelta. Me abrazas. Sin darnos cuenta caemos en esa cadencia de besos que me hacen sentir como si nunca te hubieras ido. Extrañamente tus brazos gritan "bienvenida a casa" desde el primer momento en que me rodeas con ellos.

Ingenuamente, estúpidamente, irónicamente me pregunto ¿es éste el final de ensueño que estaba buscando?
Temo la respuesta... No me gusta comparar y menos en éste tipo de cosas, no señor, eso no me gustaba... pero la verdad es que hacía tiempo que soñaba con ese chico de tez aperlada y ojos expresivos.
Y extrañamente, en todos los sueños lo sabía mío...
Pues bien, es momento de dejar ir esa imagen y situarme...
-Focus, Perla... Focus.- Me repito mentalmente hasta el cansancio. Es más, podría jurar que ya sabía que luego de esa estúpida frase no vendría ese "focus" que estaba buscando.
-¿Estás lista para ir a casa? - Me susurra con esa estúpida voz seductora. -Tal vez quieras volver ya, me refiero a que comienza a helar y ya es tarde- Continúa él, como dandóse cuenta de que mi humor ha cambiado.
-Ehh... si, tal vez debería volver a casa- le digo mientras me suelto suavemente de ese abrazo asfixiante. Noto como su postura y gesto cambian, como si hubiera notado que le indiqué que solo yo volvería a casa....

Cuarenta y cinco minutos más tarde me encuentro abriendo la puerta de mi habitación, dejándome caer sobre mi cama y mandando al demonio éstos tacones que me matan de cansancio.
Así termina la noche, con su fantasma nuevamente, invitandóme a hacerle el amor a su recuerdo.
¿Cómo separar lo que fue, lo qué es y lo qué será?
¿Acaso eso es posible?


sábado, 8 de diciembre de 2012

7 de agosto de 2009

Cómo últimamente me ocurre mucho que mis sábados son muy aburridos comencé a leer las notas que tenía guardadas en Facebook.
Fue extraño encontrar frases, composiciones y palabrería de años atrás.
Una de esas notas es ésta, que a continuación transcribo.
La verdad es que al leerla lo primero que vino a mi mente fue una pregunta que creo que cualquiera que lea esto se preguntará también: ¿por qué estaba triste?
No sé, ni siquiera puedo recordarlo. Es más, mentiría si dijera que puedo recordar al novio o ex novio en turno de esa época... así de importante debió ser (sarcasmo jaja).
En fin!
(Omitan las faltas de ortografía, por aquellos años no era la misma loca obsesiva-compulsiva de los acentos)
________________________________________________________________________
Las doce cincuenta de la noche.
Un día normal con un clima normal, y yo extremadamente normal.

-Buenas noches- me dijo alguien cuya identidad está perdida, aquellos sueños parecian desgastados como una vieja historia que de tanto contar se gasta.

Yo, perdida en esas palabras, con los ojos llenos de lagrimas... tanto que me cuesta ver.
La mirada borroza, las mejillas mojadas y creo que todo un aspecto ridiculo, tan desaliñado que costaba mirar.
La escena transcurre lentamente mientras me quedo congelada en el tiempo, donde todo se mueve rapido, si, todo menos yo.
Cierro los ojos esperando que la pesadez de mis lagrimas se valla, pero al parecer todo es demasiado confuso, asi que bien podria estar en Marte y yo no lo notaria.

La escena transcurre...si, tan igual, caray, tanta igualdad me marea.
Decido romper mi estado tan petrificado, tan estatua, tan muerto.

Volteo hacia esa pantalla que me dice "tienes un nuevo mensaje" y en lugar de leer que ocurre escribo:
-Buenas noches, lo siento pero debo irme. Debo irme a casa a discutir la deuda nacional con los paises extranjeros, debo llegar a leer el periodico informativo de este dia. Debo tratar de terminar ese libro. Debo sentarme tranquilamente a explicarle a mi corazon un monton de cosas.
Si, yo diria que tengo una cita esta noche, una cita con mi almohada que me escuchara llorar y a quien preguntare de que esta hecha la vida. Y quien, por cierto, no podra responderme en que momento decidiste irte de mi lado.

Eres una de las mujeres más fuertes que conozco.


Eres una de las mujeres más fuertes que conozco...

Las mujeres fuertes son aquellas que saben que la senda por delante estará sembrada de obstáculos, pero la emprenden igualmente, porque es el camino para ellas.

Las mujeres fuertes son aquellas que cometen errores, pero los admiten, aprenden de ellos y saben usar lo que aprendieron.

Las mujeres fuertes se lastiman fácilmente, pero igual ofrecen su corazón y sus manos, conociendo el riesgo y aceptando el dolor cuando llega.

Las mujeres fuertes en ocasiones son derrotadas por la vida, pero vuelven a levantarse y siguen hacia adelante.

Las mujeres fuertes tienen temores. Se enfrentan con sus miedos y avanzan hacia el futuro, por incierto que sea.

Las mujeres fuertes no son aquellas que triunfan de entrada, son aquellas que fracasan una y otra vez, pero continúan luchando hasta triunfar.

Las mujeres fuertes les hacen frente a los obstáculos diarios de la vida, en ocasiones con una lágrima, pero siempre llevando alta la cabeza al despuntar el nuevo día.

Eres una de las mujeres más fuertes que conozco...


Tanto tu como yo, para chingonadas de viejas: ÉSTAS! Me cae que si :) <3 span="span">


2012


DosMilDoce

Inspiración a las dos de la mañana.

Alguna noche de diciembre.
Dos quince a.m.

Paseando por la ciudad, de noche, tomados de la mano con un frío que me entumecía las mejillas.
Tu ahí, yendo por la vida sin saber lo que tu respiración me daba.
Me abrazas, cálidamente dentro de tanto frío.
Caminamos pues sin dirección y sin notarlo entramos a ese callejón que bien podría representar una de las calles del antiguo Guanajuato: tan romántico con esas penumbras, lleno de casitas antiguas, arboles silenciosos y todo éste escenario siendo testigo de la imagen que ahí acontece. El cuadro perfecto: un escenario romántico con dos enamorados de la mano.

Caminando lentamente, y tu ni siquiera imaginas lo que pasa por mi mente. Tantas dudas, tantos miedos y al mismo tiempo alegría por tenerte de vuelta. Me abrazas. Sin darnos cuenta caemos en esa cadencia de besos que me hacen sentir como si nunca te hubieras ido. Extrañamente tus brazos gritan "bienvenida a casa" desde el primer momento en que me rodeas con ellos.

Ingenuamente, estúpidamente, irónicamente me pregunto ¿es éste el final de ensueño que estaba buscando?
Temo la respuesta... No me gusta comparar y menos en éste tipo de cosas, no señor, eso no me gustaba... pero la verdad es que hacía tiempo que soñaba con ese chico de tez aperlada y ojos expresivos.
Y extrañamente, en todos los sueños lo sabía mío...
Pues bien, es momento de dejar ir esa imagen y situarme...
-Focus, Perla... Focus.- Me repito mentalmente hasta el cansancio. Es más, podría jurar que ya sabía que luego de esa estúpida frase no vendría ese "focus" que estaba buscando.
-¿Estás lista para ir a casa? - Me susurra con esa estúpida voz seductora. -Tal vez quieras volver ya, me refiero a que comienza a helar y ya es tarde- Continúa él, como dandóse cuenta de que mi humor ha cambiado.
-Ehh... si, tal vez debería volver a casa- le digo mientras me suelto suavemente de ese abrazo asfixiante. Noto como su postura y gesto cambian, como si hubiera notado que le indiqué que solo yo volvería a casa....

Cuarenta y cinco minutos más tarde me encuentro abriendo la puerta de mi habitación, dejándome caer sobre mi cama y mandando al demonio éstos tacones que me matan de cansancio.
Así termina la noche, con su fantasma nuevamente, invitandóme a hacerle el amor a su recuerdo.
¿Cómo separar lo que fue, lo qué es y lo qué será?
¿Acaso eso es posible?


7 de agosto de 2009

Cómo últimamente me ocurre mucho que mis sábados son muy aburridos comencé a leer las notas que tenía guardadas en Facebook.
Fue extraño encontrar frases, composiciones y palabrería de años atrás.
Una de esas notas es ésta, que a continuación transcribo.
La verdad es que al leerla lo primero que vino a mi mente fue una pregunta que creo que cualquiera que lea esto se preguntará también: ¿por qué estaba triste?
No sé, ni siquiera puedo recordarlo. Es más, mentiría si dijera que puedo recordar al novio o ex novio en turno de esa época... así de importante debió ser (sarcasmo jaja).
En fin!
(Omitan las faltas de ortografía, por aquellos años no era la misma loca obsesiva-compulsiva de los acentos)
________________________________________________________________________
Las doce cincuenta de la noche.
Un día normal con un clima normal, y yo extremadamente normal.

-Buenas noches- me dijo alguien cuya identidad está perdida, aquellos sueños parecian desgastados como una vieja historia que de tanto contar se gasta.

Yo, perdida en esas palabras, con los ojos llenos de lagrimas... tanto que me cuesta ver.
La mirada borroza, las mejillas mojadas y creo que todo un aspecto ridiculo, tan desaliñado que costaba mirar.
La escena transcurre lentamente mientras me quedo congelada en el tiempo, donde todo se mueve rapido, si, todo menos yo.
Cierro los ojos esperando que la pesadez de mis lagrimas se valla, pero al parecer todo es demasiado confuso, asi que bien podria estar en Marte y yo no lo notaria.

La escena transcurre...si, tan igual, caray, tanta igualdad me marea.
Decido romper mi estado tan petrificado, tan estatua, tan muerto.

Volteo hacia esa pantalla que me dice "tienes un nuevo mensaje" y en lugar de leer que ocurre escribo:
-Buenas noches, lo siento pero debo irme. Debo irme a casa a discutir la deuda nacional con los paises extranjeros, debo llegar a leer el periodico informativo de este dia. Debo tratar de terminar ese libro. Debo sentarme tranquilamente a explicarle a mi corazon un monton de cosas.
Si, yo diria que tengo una cita esta noche, una cita con mi almohada que me escuchara llorar y a quien preguntare de que esta hecha la vida. Y quien, por cierto, no podra responderme en que momento decidiste irte de mi lado.