Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Reason.


M a y b e I w a s [ W R O N G] .


El tiempo es sabio, sabe curar dolores que terminan en muerte.
Sabe darle [ f i n] a eso que esta dañando.
Sabe darme [ f i n] incluso a mi.

Todo este tiempo buscando una razón, una explicación, un porque, un cómo.
Y nunca lo encontré.
Intento inspirarme sin musa, inspirarme de muerte y silencios. Intento sepultar lo que nunca existió. Porque nunca tuve de ti una imagen, un sentimiento, una palabra llena de locura. Pasé tanto tiempo imaginando, dejando envolverme en palabras vacías... pasó el tiempo y creí haber tomado buenas deciciones que me dejaran ser solo quién soy.
Te olvidé. O creí haberlo hecho.
Te fuiste tan repentinamente que nunca entendí como pasó, y me encuentro aquí una vez más buscando una razón, una explicación, un porque y un cómo. Algo que me haga entender la manera en que de un día a otro dejaste de amarme, así nadamas, sin razón, sin explicación, sin porque y sin cómo. Pasa el tiempo y cada minuto que pasa me hace ahogarme en mis propias lágrimas. Me hace sentir como me quemo viva bajo la piel, como el ardor quema mi garganta porque no puedo gritarte cuanto te amo. Me hace morir lento, porque aunque ya no estas, me obligo a olvidar algo que jamás existió.
Y así, una y mil veces más me encuentro muriendo a cada avance del reloj. Pero el tiempo pasa. Pasa... Sigue pasando. Y aquí sigo. De pie, aunque viví arrodillada mucho tiempo. De pie, tan firme, tan débil, tan sola. Tan yo.
Pero hoy volviste. Vuelves y contigo traes un mar de dolor, un mar de suicidio amoroso que me hace perderme (de nuevo?) en tus palabras, en tus mentiras. Solo eso hay. Mentiras. Porque cuando dices que no quieres dañarme es una mentira. Porque cuando dices que todo esta bien es una mentira más grande aún. Nada esta bien. Tu no dejas que algo esté bien.
Vuelves.
Vuelves y remueves una y otra y otra ves tantos sentimientos, tantas cadencias lentas, tantos sonidos inexistentes, viejos amores y viejas obseciones y viejos dolores y viejos besos que tampoco existieron.
Fuiste una mentira. Yo te invente dentro de mi ser, con tanta imaginación como la de un niño que espera sus regalos bajo el árbol.
Fuiste un fraude, una mentira, fuiste nada. Yo te inventé! Yo te hice, yo te di todo lo que eres y seras, y de la misma manera yo te di el poder de hacerme daño.
Yo fui quién te hizo porque yo me equivoqué, yo sí me enamore.
Yo si te concedí el poder de dañarme, pero jamás creí que lo usarías. La estupidez en los humanos es algo tan real. Real? tu jamás lo fuiste.
Nunca.



Entonces me haces preguntarme, que soy yo? quién soy yo? Existo?
Dame una respuesta.
Dame una razón.


Razones? Jamás las hubo.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Por favor.


Cada espacio de mi habitación olía a ti, se sentía en el aire el adiós que habías pronunciado de una manera tan clara que tuve miedo.
Fue una noche de disculpas.
Tu volviste y desestabilizaste mi mundo otra vez. Tal como lo habías hecho hace un año. Tal como lo hacías siempre.
Volviste y removiste tantos sentimientos que me dejas aterrada.
Estoy cansada de esto, de que vayas y vuelvas como si fuera cualquier cosa, como si fuera nada.
He tratado de dejarte atrás pero tu no me permites avanzar ni retroceder.
Me dejas estancada.
Ya basta u_u
te lo gritan los restos de mi conciencia vacía y mi alma rota.
Por favor ya basta, podrías dejar por favor de administrarme tu droga letal?
Te lo grito casi muriendo desde la oscuridad.
Por favor ya basta, por favor...

jueves, 10 de diciembre de 2009

Un buen libro (:

"Se consideraba una persona perfectamente normal. Su decisión de morir se debía a
dos razones muy simples, y estaba segura de que si dejaba una nota explicándolas,
mucha gente la comprendería.
La primera razón: todo en su vida era igual y, una vez pasada la juventud, vendría la
decadencia, la vejez le dejaría marcas irreversibles, llegarían las enfermedades y se
alejarían los amigos. En fin, continuar viviendo no añadía nada; al contrario, las
posibilidades de sufrimiento se incrementaban notablemente.
La segunda razón era más filosófica: Veronika leía la prensa, miraba la televisión,
estaba informada de lo que pasaba en el mundo. Todo estaba mal, y a ella le era
imposible remediar aquella situación, lo que le daba una sensación de inutilidad total."


Veronika decide morir.
Paulo Coelho.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

About me


Tal vez no era perfecta, pretendí serlo y fallé.
Aún estaba en proceso de recuperación.

D E S I N T O X I C A N D O M E d e t í

Tal vez no era lo que buscabas pero cariño...

¿Quién dijo que alguna vez fuiste lo que busqué?


Nadie nació perfecto, y mi mejor defecto es que no me arrepiento cuando digo
Se acabó.

Reloj



12.15 a.m. de un martes cualquiera.
Las horas pasan tan lentamente.
Desearía tener polvos mágicos para llegar a donde nadie a llegado.
Conocer el lugar que nadie conoció jamás.
Sobrevolar la ciudad con la elegancia que nadie jamás tuvo.
Las 12.17 de ese mismo martes cualquiera.
Un montón de neuronas hacen sinapsis en este momento.
Son tantas que nisiquiera sé cuantas son.
Escribir se torna lento cuando el tiempo pasa lento, pero corre rápido a paso seguro.
Las 12.18 en este martes cualquiera.
Descubro que no es tan cualquiera.
Un montón de cosas que hacer... demasiadas.
No me gusta pensar.
No me gusta dormir.
No me gusta nada.
Quiero volar la ciudad, ya lo dije?
Creo que si.
Las 12.19 en este mismo martes, no tan cualquiera.
Un minuto para apagar mi cerebro.
Un minuto para estar en pausa.
Un minuto para no hacer nada.

Las 12.20 a.m.
Es increíble lo que se puede hacer en 5 minutos!

lunes, 7 de diciembre de 2009

Teatro.



Las 6.07 de la tarde.
Una oscuridad que inunda la lejanía de mi recuerdo.
Me pierdo. Mis ojos se quedan viendo un punto fijo en la pared, inexistente, ensoñada.
Tres, dos, uno, entrando en un mundo interior. En mi mundo. Un anuncio en la entrada es el aviso que me indica que estoy dentro de mi misma. Introspección.



Welcome to perla'sland!

Un mundo perfectamente normal, donde todo se vive en perfecta calma, donde los colores son perfectamente nitidos, donde la escencia es perfectamente tocable.
Así es mi mundo. No es un mundo rosa, todo lo contrario. Está tan lleno de colores y matices que es difícil darle nombre a todo lo que se ve.
Un sabor perfectamente dulce, agrío, ácido, tiene todos los sabores en un solo sabor. La música tan perfectamente melodiosa, tan pulcramente creada, que es fácil perderse en cada nota. Una escena puramente perfecta, tan perfecta que duele la cabeza solo con verla.

CRAAAAAASSHHHH!!

Nada es perfecto, esa es la realidad.

En mi mundo podían verse lágrimas y también sonrisas. Y para mí eso era perfección.
Estaba tan acostumbrada a esta vida que cuando quise salir de ella me resultó imposible.
Así pasan los días, el tiempo corre y no se deja alcanzar.
Pero dentro de mi perfección imperfecta suelo ser yo.
Generalmente soy yo.
Y no es que me guste fingir, claro que no, pero muchas veces el destino exige que cambie de papel.

Como en el teatro del absurdo, donde nada es todo y todo es nada, donde nada es lo que es, que divertido!
Porque cada día me levanto sin saber que papel tendré que personificar.
Tres, dos, uno.
El día comienza.
El telón cae.
Esta soy yo.

Reason.


M a y b e I w a s [ W R O N G] .


El tiempo es sabio, sabe curar dolores que terminan en muerte.
Sabe darle [ f i n] a eso que esta dañando.
Sabe darme [ f i n] incluso a mi.

Todo este tiempo buscando una razón, una explicación, un porque, un cómo.
Y nunca lo encontré.
Intento inspirarme sin musa, inspirarme de muerte y silencios. Intento sepultar lo que nunca existió. Porque nunca tuve de ti una imagen, un sentimiento, una palabra llena de locura. Pasé tanto tiempo imaginando, dejando envolverme en palabras vacías... pasó el tiempo y creí haber tomado buenas deciciones que me dejaran ser solo quién soy.
Te olvidé. O creí haberlo hecho.
Te fuiste tan repentinamente que nunca entendí como pasó, y me encuentro aquí una vez más buscando una razón, una explicación, un porque y un cómo. Algo que me haga entender la manera en que de un día a otro dejaste de amarme, así nadamas, sin razón, sin explicación, sin porque y sin cómo. Pasa el tiempo y cada minuto que pasa me hace ahogarme en mis propias lágrimas. Me hace sentir como me quemo viva bajo la piel, como el ardor quema mi garganta porque no puedo gritarte cuanto te amo. Me hace morir lento, porque aunque ya no estas, me obligo a olvidar algo que jamás existió.
Y así, una y mil veces más me encuentro muriendo a cada avance del reloj. Pero el tiempo pasa. Pasa... Sigue pasando. Y aquí sigo. De pie, aunque viví arrodillada mucho tiempo. De pie, tan firme, tan débil, tan sola. Tan yo.
Pero hoy volviste. Vuelves y contigo traes un mar de dolor, un mar de suicidio amoroso que me hace perderme (de nuevo?) en tus palabras, en tus mentiras. Solo eso hay. Mentiras. Porque cuando dices que no quieres dañarme es una mentira. Porque cuando dices que todo esta bien es una mentira más grande aún. Nada esta bien. Tu no dejas que algo esté bien.
Vuelves.
Vuelves y remueves una y otra y otra ves tantos sentimientos, tantas cadencias lentas, tantos sonidos inexistentes, viejos amores y viejas obseciones y viejos dolores y viejos besos que tampoco existieron.
Fuiste una mentira. Yo te invente dentro de mi ser, con tanta imaginación como la de un niño que espera sus regalos bajo el árbol.
Fuiste un fraude, una mentira, fuiste nada. Yo te inventé! Yo te hice, yo te di todo lo que eres y seras, y de la misma manera yo te di el poder de hacerme daño.
Yo fui quién te hizo porque yo me equivoqué, yo sí me enamore.
Yo si te concedí el poder de dañarme, pero jamás creí que lo usarías. La estupidez en los humanos es algo tan real. Real? tu jamás lo fuiste.
Nunca.



Entonces me haces preguntarme, que soy yo? quién soy yo? Existo?
Dame una respuesta.
Dame una razón.


Razones? Jamás las hubo.

Por favor.


Cada espacio de mi habitación olía a ti, se sentía en el aire el adiós que habías pronunciado de una manera tan clara que tuve miedo.
Fue una noche de disculpas.
Tu volviste y desestabilizaste mi mundo otra vez. Tal como lo habías hecho hace un año. Tal como lo hacías siempre.
Volviste y removiste tantos sentimientos que me dejas aterrada.
Estoy cansada de esto, de que vayas y vuelvas como si fuera cualquier cosa, como si fuera nada.
He tratado de dejarte atrás pero tu no me permites avanzar ni retroceder.
Me dejas estancada.
Ya basta u_u
te lo gritan los restos de mi conciencia vacía y mi alma rota.
Por favor ya basta, podrías dejar por favor de administrarme tu droga letal?
Te lo grito casi muriendo desde la oscuridad.
Por favor ya basta, por favor...

Un buen libro (:

"Se consideraba una persona perfectamente normal. Su decisión de morir se debía a
dos razones muy simples, y estaba segura de que si dejaba una nota explicándolas,
mucha gente la comprendería.
La primera razón: todo en su vida era igual y, una vez pasada la juventud, vendría la
decadencia, la vejez le dejaría marcas irreversibles, llegarían las enfermedades y se
alejarían los amigos. En fin, continuar viviendo no añadía nada; al contrario, las
posibilidades de sufrimiento se incrementaban notablemente.
La segunda razón era más filosófica: Veronika leía la prensa, miraba la televisión,
estaba informada de lo que pasaba en el mundo. Todo estaba mal, y a ella le era
imposible remediar aquella situación, lo que le daba una sensación de inutilidad total."


Veronika decide morir.
Paulo Coelho.

About me


Tal vez no era perfecta, pretendí serlo y fallé.
Aún estaba en proceso de recuperación.

D E S I N T O X I C A N D O M E d e t í

Tal vez no era lo que buscabas pero cariño...

¿Quién dijo que alguna vez fuiste lo que busqué?


Nadie nació perfecto, y mi mejor defecto es que no me arrepiento cuando digo
Se acabó.

Reloj



12.15 a.m. de un martes cualquiera.
Las horas pasan tan lentamente.
Desearía tener polvos mágicos para llegar a donde nadie a llegado.
Conocer el lugar que nadie conoció jamás.
Sobrevolar la ciudad con la elegancia que nadie jamás tuvo.
Las 12.17 de ese mismo martes cualquiera.
Un montón de neuronas hacen sinapsis en este momento.
Son tantas que nisiquiera sé cuantas son.
Escribir se torna lento cuando el tiempo pasa lento, pero corre rápido a paso seguro.
Las 12.18 en este martes cualquiera.
Descubro que no es tan cualquiera.
Un montón de cosas que hacer... demasiadas.
No me gusta pensar.
No me gusta dormir.
No me gusta nada.
Quiero volar la ciudad, ya lo dije?
Creo que si.
Las 12.19 en este mismo martes, no tan cualquiera.
Un minuto para apagar mi cerebro.
Un minuto para estar en pausa.
Un minuto para no hacer nada.

Las 12.20 a.m.
Es increíble lo que se puede hacer en 5 minutos!

Teatro.



Las 6.07 de la tarde.
Una oscuridad que inunda la lejanía de mi recuerdo.
Me pierdo. Mis ojos se quedan viendo un punto fijo en la pared, inexistente, ensoñada.
Tres, dos, uno, entrando en un mundo interior. En mi mundo. Un anuncio en la entrada es el aviso que me indica que estoy dentro de mi misma. Introspección.



Welcome to perla'sland!

Un mundo perfectamente normal, donde todo se vive en perfecta calma, donde los colores son perfectamente nitidos, donde la escencia es perfectamente tocable.
Así es mi mundo. No es un mundo rosa, todo lo contrario. Está tan lleno de colores y matices que es difícil darle nombre a todo lo que se ve.
Un sabor perfectamente dulce, agrío, ácido, tiene todos los sabores en un solo sabor. La música tan perfectamente melodiosa, tan pulcramente creada, que es fácil perderse en cada nota. Una escena puramente perfecta, tan perfecta que duele la cabeza solo con verla.

CRAAAAAASSHHHH!!

Nada es perfecto, esa es la realidad.

En mi mundo podían verse lágrimas y también sonrisas. Y para mí eso era perfección.
Estaba tan acostumbrada a esta vida que cuando quise salir de ella me resultó imposible.
Así pasan los días, el tiempo corre y no se deja alcanzar.
Pero dentro de mi perfección imperfecta suelo ser yo.
Generalmente soy yo.
Y no es que me guste fingir, claro que no, pero muchas veces el destino exige que cambie de papel.

Como en el teatro del absurdo, donde nada es todo y todo es nada, donde nada es lo que es, que divertido!
Porque cada día me levanto sin saber que papel tendré que personificar.
Tres, dos, uno.
El día comienza.
El telón cae.
Esta soy yo.