Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

domingo, 28 de marzo de 2010

Imaginación. De principes y princesas.




Pacifidad.
Despierto.
Nueve a.m. de un domingo 28 de marzo.


En la calle, puede oirse un niño. Creo que ronda entre los cinco y seis años. Es pequeño.
Imaginación. Es pequeño, delgado y tiene el cabello rubio. Sus ojos son de color café almendra.

Un auto. Puedo escuchar un motor, pareciera que su dueño lo prendió y volvió a casa, dejandolo así con la intensión de que se caliente. Eso creo.

Una voz femenina. Es suave, le habla al pequeño, y descubro que su nombre es Richie. Imaginación. Esa voz es de su madre. Nadie le hablaría con tal suavidad a nadie, más que una madre a un niño.

A lo lejos, se escucha el ruido típico que da a la carretera. Pocos lo saben, pero mi casa esta (demasiado) cerca a la carretera que lleva a sitios encantados, uno de esos sitios es la casa de mi abuela.
Pocos lo saben también, ella vive en un ya no tan pequeño pueblo. Imaginación. En ese pueblo existe magia, es lindo, es antiguo y esta lleno de magia. Dicen que si raspas la tierra de las casas de adobe conseguiras magia pura. Dicen que si te cae una hoja de la plaza estaras consiguiendo magia pura. Dicen que ese pueblo esta encantado.

En dicho pueblo, existe una casa enorme, que parece un castillo. Imaginación. En esa casa algún día vivió una princesa. En la torre más alta vivía un dragón, pero era bueno.

Las nueve.veintiséis a.m. Estoy acostada, con la lap en mis piernas, viendo el mundo entero con solo escucharlo. Imaginación, pronto me levantaré y comenzaré a volar en lugar de caminar. Bajaré las escaleras que me separan del resto de la casa. Vivo en la parte alta, como una princesa encerrada por su madrastra. Yo no tengo madrastra, y mi mamá es buena. Yo la amo. Algún día, mi principe vendrá por mi y ella lo conocerá. Algún día mi principe vendrá y pedirá mi mano, y yo estaré sumida en un sueño terrible, a causa de una bruja malvada llamada ''Ana''.
Y mi principe vendrá y me besará con tal cuidado.... tanto... Imaginación. Siento ese beso.
Lo siento en mis labios.... el toca mi cara, tan pequeña, tan cuidadoso de no romperme. Imaginación. Se da cuenta de que soy tan frágil bajo sus grandes manos.


Imaginación. Despierto. Mi principe no está.... Pero tampoco estoy sumida en un sueño terrible a causa de la bruja malvada. Puedo esperar principe... puedo esperar a que vengas por mí.

sábado, 27 de marzo de 2010

Quiero ser

Quiero ser una palabra serena y clara...

La magia... sobre el escenario no se controla la magia.
No importa si es música o es obra.
No importa si es escenario o escalera.
No importa nada, porque yo estoy sobre él.
Sobre el escenario soy fuego y hielo, sobre el escenario soy testigo de miles de historias que me regala quién me escucha.

Sobre el escenario soy todo o nada.
Prefiero ser nada. Prefiero ser ese silbido que se lleva el viento, tan ligera que puedo enredarme, y hacer el amor con cada una de las ramas de ese árbol que se atrasó y se quedo congelado en el otoño.

Sobre el escenario, siento que puedo llegar al cielo y bajar y subir de nuevo para volver a bajar. Me siento fuerte. Mis miedo se quedan alli, abajo, se quedan sentados, apasibles, a lado de la guitarra, mis miedos se esconden de mi... que ironía! Sobre el escenario mis miedos me temen porque el miedo se va de mi.

A que va todo esto? No es solo un rollo escrito sin más, para hacer más espacio en mi lista de entradas.

Disfruto lo que hago porque hago lo que disfruto (: Es simple!




Quiero ser una palabra serena y clara.
Quiero ser un alma libre de madrugada.
Quiero ser una emigrante de tu boca delirante.
De deseos que una noche convertiste en mi dolor...
Amaia Montero.
Quiero ser.

domingo, 21 de marzo de 2010

Echando atrás el tiempo...


Fecha: Domingo 21 de marzo de 2010.
Emocionalmente pacifíca.

Hoy no quiero escribir de nada.
Solo quiero escribir por el placer de hacerlo.
Quiero que mis dedos sientan esa magia y que comienzen a teclear, por inercia, como si algún extraño ente se apoderara de ellos.
Afuera, el día esta soleado pero fresco, algo contradictorio y hermoso. Esto es casi un milagro, porque se predecian días con un frio terrible, pero no importa.

Las estaciones del año pasan rápido, el frio, el calor, las lluvias, todo pasa rápido tambien, pero pasan aún más rápido los días.
Hoy es 21 de marzo, la primavera entró y yo siento que era ayer cuando hacía las compras navideñas, que fué hace unas horas que podía escuchar las doce campanadas, una tras otra, recordandome que un nuevo año había comenzado. Y con ello, vienen los recuerdos de mis promesas: comer bien pero no engordar, escribir, no guardarme nada, aprender francés, dejar las viejas relaciones disfuncionales, aprender a dejar ir el pasado... ¡Dios! ¡Qué rápido ha pasado este tiempo!
Pero contrario al año pasado, me siento totalmente tranquila. He tenido altibajos emocionales, fisicos uff! ni se diga, pero he podido mantenerme al pie de mis promesas.
Afortunadamente, he podido evitar recaer en esa enfermedad que me hizo sufrir... lamentablemente la tentación es mucha.

Pero a pesar de eso, siento dentro de mi una gran tranquilidad, siento paz, siento alegría, lo siento todo. Comienzo a sentir que después de la tormenta SI llega la calma.

Hoy quise escribir sin un tema en especifíco, quise escribir solo por sentir la magia que se apodera de mis dedos, mientras suavemente tecleo una letra, después otra y otra más. Y asi poder ver como mientras escribo, mágicamente voy creando.
Escribí solo por hacerlo, y conseguí algo lindo que publicar.
Un beso a quien sea que me lea, un beso, un montón de bendiciones.

viernes, 12 de marzo de 2010

Placer culposo... pero es placer.

Había cosas que era mejor no saber, así como había cosas que era mejor no decir.

El tiempo seguía pasando, cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo.
Han pasado ya dos años. Dos largos años que me prohiben seguir. Y hoy me dí cuenta, hoy pude notar que es lo que estaba mal.
Y no era él, claro que no. No eran sus amigos, no era su familia, no era el ambiente ni el tiempo.
El, por supuesto, había encontrado una manera de seguir adelante, con sus propios castigos y sufrimientos. A su vez, había encontrado un compañero fiel, que según sabía, había logrado permanecer a su lado, intensificando la relación, buscando más de lo que algún día pudo tener conmigo. Lo que le dí no fue suficiente, claro, por eso se había buscado a alguien más, remplazandome como si con su remplazo estuviera quemando mi alma, parte por parte.

Sus amigos había continuado a su lado, pero despues de cierto tiempo terminaron alejandose, así como todos se van. Y un maldito día él se pudo encontrar solo, con su soledad como única compañía. Pero, igual pudo notar que ese compañero seguía a su lado, fortaleciendose, firme como una roca.
Su familia, sus amigos, la gente que el consideraba valiosa, todos fueron cayendo, uno a uno, alejandose, dando importancia a cualquier otra cosa, y así fué como un día el se encontró terriblemente solo.

Mientras todo esto pasaba, yo también pagaba mi parte de errores. Tenía una deuda grandisima con el karma, quién a cada momento me recordaba que había algo que saldar. Y así fué.
Así ha sido desde hace dos años, que han sido los más largos de mi vida.

Pero, al igual que él, un día pude notar que estaba cansandome, estaba harta de ser un recuerdo constante de lo que había perdido.
Esta es una nota a ti.
Tu sabes quién eres, no pretendo mencionarte, porque he olvidado tu nombre, tu dirección y tu cuerpo. He olvidado todo lo que algún día sentí. Todo. Todo se ha ido.


Fui yo quién siempre te impidió irte, fui yo. Así como tu me usaste, igual te usé a ti. Te usé como escudo, como barrera para protejerme. Y cuando me dañaban, fue a ti a quién dañaron. Porque te usé como tu me usaste a mi.
Te usé. Lo hice, y en la misma manera, no me arrepiento de haberlo hecho. Pero como lo dije antes, me harte de usarte. Me harte de adjuntarte a ti todos mis dolores, todas mis penas, todo mi sufrir tenía nombre y ese nombre era el tuyo. Pero me harté, me cansé, me llene de asco hacia ti. Eso es lo que eres: cansancio, aburrimiento, asco, todo esto sazonado con un toque de perversión. Asi fué, asi fué siempre, recuerdas?
Yo puedo recordartelo, porque de alguna extraña manera siempre quiero más de tu veneno, más del asco que me provocas.
Eres mi placer culposo, aquel que vuelve a envolverme en sus alas, asfixiandome, matandome, hiriendome, pero todo con amor.
Tus caricias son golpes, y tu amor es odio.
Esto es lo que eres, es lo que has sido 18 años, toda tu vida siendo esto, tanto tiempo... tanto, que dudo que algún día puedas cambiar.
Y mientras él, tu perfecto compañero de vida, de cama, de pasiones y lujurias... mientras él se va, tu vuelves aquí... a mi, porque sabes que siempre estaré aqui... y no puedo evitar pensar en él, pobre idiota! Ese iluso, que piensa que reteniendo tu cuerpo retiene tu alma... no puedo evitar pensar en él... no puedo! Pobre idiota... si, tan pobre como yo, que vuelvo una y otra vez a tu cuerpo, templo vital de tu amargura.

Imaginación. De principes y princesas.




Pacifidad.
Despierto.
Nueve a.m. de un domingo 28 de marzo.


En la calle, puede oirse un niño. Creo que ronda entre los cinco y seis años. Es pequeño.
Imaginación. Es pequeño, delgado y tiene el cabello rubio. Sus ojos son de color café almendra.

Un auto. Puedo escuchar un motor, pareciera que su dueño lo prendió y volvió a casa, dejandolo así con la intensión de que se caliente. Eso creo.

Una voz femenina. Es suave, le habla al pequeño, y descubro que su nombre es Richie. Imaginación. Esa voz es de su madre. Nadie le hablaría con tal suavidad a nadie, más que una madre a un niño.

A lo lejos, se escucha el ruido típico que da a la carretera. Pocos lo saben, pero mi casa esta (demasiado) cerca a la carretera que lleva a sitios encantados, uno de esos sitios es la casa de mi abuela.
Pocos lo saben también, ella vive en un ya no tan pequeño pueblo. Imaginación. En ese pueblo existe magia, es lindo, es antiguo y esta lleno de magia. Dicen que si raspas la tierra de las casas de adobe conseguiras magia pura. Dicen que si te cae una hoja de la plaza estaras consiguiendo magia pura. Dicen que ese pueblo esta encantado.

En dicho pueblo, existe una casa enorme, que parece un castillo. Imaginación. En esa casa algún día vivió una princesa. En la torre más alta vivía un dragón, pero era bueno.

Las nueve.veintiséis a.m. Estoy acostada, con la lap en mis piernas, viendo el mundo entero con solo escucharlo. Imaginación, pronto me levantaré y comenzaré a volar en lugar de caminar. Bajaré las escaleras que me separan del resto de la casa. Vivo en la parte alta, como una princesa encerrada por su madrastra. Yo no tengo madrastra, y mi mamá es buena. Yo la amo. Algún día, mi principe vendrá por mi y ella lo conocerá. Algún día mi principe vendrá y pedirá mi mano, y yo estaré sumida en un sueño terrible, a causa de una bruja malvada llamada ''Ana''.
Y mi principe vendrá y me besará con tal cuidado.... tanto... Imaginación. Siento ese beso.
Lo siento en mis labios.... el toca mi cara, tan pequeña, tan cuidadoso de no romperme. Imaginación. Se da cuenta de que soy tan frágil bajo sus grandes manos.


Imaginación. Despierto. Mi principe no está.... Pero tampoco estoy sumida en un sueño terrible a causa de la bruja malvada. Puedo esperar principe... puedo esperar a que vengas por mí.

Quiero ser

Quiero ser una palabra serena y clara...

La magia... sobre el escenario no se controla la magia.
No importa si es música o es obra.
No importa si es escenario o escalera.
No importa nada, porque yo estoy sobre él.
Sobre el escenario soy fuego y hielo, sobre el escenario soy testigo de miles de historias que me regala quién me escucha.

Sobre el escenario soy todo o nada.
Prefiero ser nada. Prefiero ser ese silbido que se lleva el viento, tan ligera que puedo enredarme, y hacer el amor con cada una de las ramas de ese árbol que se atrasó y se quedo congelado en el otoño.

Sobre el escenario, siento que puedo llegar al cielo y bajar y subir de nuevo para volver a bajar. Me siento fuerte. Mis miedo se quedan alli, abajo, se quedan sentados, apasibles, a lado de la guitarra, mis miedos se esconden de mi... que ironía! Sobre el escenario mis miedos me temen porque el miedo se va de mi.

A que va todo esto? No es solo un rollo escrito sin más, para hacer más espacio en mi lista de entradas.

Disfruto lo que hago porque hago lo que disfruto (: Es simple!




Quiero ser una palabra serena y clara.
Quiero ser un alma libre de madrugada.
Quiero ser una emigrante de tu boca delirante.
De deseos que una noche convertiste en mi dolor...
Amaia Montero.
Quiero ser.

Echando atrás el tiempo...


Fecha: Domingo 21 de marzo de 2010.
Emocionalmente pacifíca.

Hoy no quiero escribir de nada.
Solo quiero escribir por el placer de hacerlo.
Quiero que mis dedos sientan esa magia y que comienzen a teclear, por inercia, como si algún extraño ente se apoderara de ellos.
Afuera, el día esta soleado pero fresco, algo contradictorio y hermoso. Esto es casi un milagro, porque se predecian días con un frio terrible, pero no importa.

Las estaciones del año pasan rápido, el frio, el calor, las lluvias, todo pasa rápido tambien, pero pasan aún más rápido los días.
Hoy es 21 de marzo, la primavera entró y yo siento que era ayer cuando hacía las compras navideñas, que fué hace unas horas que podía escuchar las doce campanadas, una tras otra, recordandome que un nuevo año había comenzado. Y con ello, vienen los recuerdos de mis promesas: comer bien pero no engordar, escribir, no guardarme nada, aprender francés, dejar las viejas relaciones disfuncionales, aprender a dejar ir el pasado... ¡Dios! ¡Qué rápido ha pasado este tiempo!
Pero contrario al año pasado, me siento totalmente tranquila. He tenido altibajos emocionales, fisicos uff! ni se diga, pero he podido mantenerme al pie de mis promesas.
Afortunadamente, he podido evitar recaer en esa enfermedad que me hizo sufrir... lamentablemente la tentación es mucha.

Pero a pesar de eso, siento dentro de mi una gran tranquilidad, siento paz, siento alegría, lo siento todo. Comienzo a sentir que después de la tormenta SI llega la calma.

Hoy quise escribir sin un tema en especifíco, quise escribir solo por sentir la magia que se apodera de mis dedos, mientras suavemente tecleo una letra, después otra y otra más. Y asi poder ver como mientras escribo, mágicamente voy creando.
Escribí solo por hacerlo, y conseguí algo lindo que publicar.
Un beso a quien sea que me lea, un beso, un montón de bendiciones.

Placer culposo... pero es placer.

Había cosas que era mejor no saber, así como había cosas que era mejor no decir.

El tiempo seguía pasando, cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo.
Han pasado ya dos años. Dos largos años que me prohiben seguir. Y hoy me dí cuenta, hoy pude notar que es lo que estaba mal.
Y no era él, claro que no. No eran sus amigos, no era su familia, no era el ambiente ni el tiempo.
El, por supuesto, había encontrado una manera de seguir adelante, con sus propios castigos y sufrimientos. A su vez, había encontrado un compañero fiel, que según sabía, había logrado permanecer a su lado, intensificando la relación, buscando más de lo que algún día pudo tener conmigo. Lo que le dí no fue suficiente, claro, por eso se había buscado a alguien más, remplazandome como si con su remplazo estuviera quemando mi alma, parte por parte.

Sus amigos había continuado a su lado, pero despues de cierto tiempo terminaron alejandose, así como todos se van. Y un maldito día él se pudo encontrar solo, con su soledad como única compañía. Pero, igual pudo notar que ese compañero seguía a su lado, fortaleciendose, firme como una roca.
Su familia, sus amigos, la gente que el consideraba valiosa, todos fueron cayendo, uno a uno, alejandose, dando importancia a cualquier otra cosa, y así fué como un día el se encontró terriblemente solo.

Mientras todo esto pasaba, yo también pagaba mi parte de errores. Tenía una deuda grandisima con el karma, quién a cada momento me recordaba que había algo que saldar. Y así fué.
Así ha sido desde hace dos años, que han sido los más largos de mi vida.

Pero, al igual que él, un día pude notar que estaba cansandome, estaba harta de ser un recuerdo constante de lo que había perdido.
Esta es una nota a ti.
Tu sabes quién eres, no pretendo mencionarte, porque he olvidado tu nombre, tu dirección y tu cuerpo. He olvidado todo lo que algún día sentí. Todo. Todo se ha ido.


Fui yo quién siempre te impidió irte, fui yo. Así como tu me usaste, igual te usé a ti. Te usé como escudo, como barrera para protejerme. Y cuando me dañaban, fue a ti a quién dañaron. Porque te usé como tu me usaste a mi.
Te usé. Lo hice, y en la misma manera, no me arrepiento de haberlo hecho. Pero como lo dije antes, me harte de usarte. Me harte de adjuntarte a ti todos mis dolores, todas mis penas, todo mi sufrir tenía nombre y ese nombre era el tuyo. Pero me harté, me cansé, me llene de asco hacia ti. Eso es lo que eres: cansancio, aburrimiento, asco, todo esto sazonado con un toque de perversión. Asi fué, asi fué siempre, recuerdas?
Yo puedo recordartelo, porque de alguna extraña manera siempre quiero más de tu veneno, más del asco que me provocas.
Eres mi placer culposo, aquel que vuelve a envolverme en sus alas, asfixiandome, matandome, hiriendome, pero todo con amor.
Tus caricias son golpes, y tu amor es odio.
Esto es lo que eres, es lo que has sido 18 años, toda tu vida siendo esto, tanto tiempo... tanto, que dudo que algún día puedas cambiar.
Y mientras él, tu perfecto compañero de vida, de cama, de pasiones y lujurias... mientras él se va, tu vuelves aquí... a mi, porque sabes que siempre estaré aqui... y no puedo evitar pensar en él, pobre idiota! Ese iluso, que piensa que reteniendo tu cuerpo retiene tu alma... no puedo evitar pensar en él... no puedo! Pobre idiota... si, tan pobre como yo, que vuelvo una y otra vez a tu cuerpo, templo vital de tu amargura.