Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

martes, 19 de enero de 2010

Todo es cuestión de tiempo...



Pasó mucho tiempo antes de que pudiera darme cuenta que dentro de mi habitaba algo más que enojo hacia esa persona que daño mi vida de manera radical. Pasó mucho tiempo antes de que pudiera notar que podría amar de nuevo.

El tiempo pasa y lleva consigo un montón de recuerdos que me hacían evitar amar de nuevo, entregar ese cofre en el que voluntariamente había guardado mi corazón bajo llave para evitar que alguien más lo dañara.
Pero así pasó, el tiempo siguió corriendo y se llevo todo el enojo que había en mi ser.
Podría decirse que el enamoramiento es conocido como una fase de atracción entre dos personas pero esto era algo más que eso.
Esto era el motivo por el que despertaba cada día llena de nuevas ilusiones y anhelos, era la razón por la que soñaba en medio de mis clases, por las que no sentía hambre, ni sueño ni miedo ni nada… solo amor.
Me enamoré como hacía mucho que no lo hacía. Siempre tan cuidadosa, siempre tan delicada, tan pequeña tan débil. Débil porque no podía soportar una desilusión más. Cuidadosa por miedo a que me dañaran como ya lo habían hecho tantas veces antes. Tan pequeña por mis propios miedos.
Pero con él era diferente. El amor era en porciones iguales, ninguno de los dos amaba más que el otro, era como si mi corazón hubiera reconocido en él la otra mitad que siempre había buscado. Es como si tuviera esperanzas de nuevo, como si pudiera hacer todo con solo desearlo. En mi mundo de fantasía, se le llamaba estar enamorado.

viernes, 15 de enero de 2010

El cielo es el límite.


Busqué silencios en mares, y busqué mares en sillones en la esquina de mi habitación y me tope con silencios prolongados donde la imaginación volaba y volaba sin parar.
El cielo es el limite.
Así que si volar con mi imaginación era una opción, definitivamente pensaba tomarla.
Era mucho mejor que perder el tiempo pensando que hubiera sido si nuestro amor no hubiera terminado. Estabas tan lejos de mí...
pero el cielo es el límite!
Podría tocar las nubes, y podría sentir el aire que golpeaba mi cara con tal fiereza que sentía mis mejillas heladas.
Y sentía la sangre que corría por mis venas con tanta vida que daba miedo. Tanto tiempo me dedique a lamentarme por tu perdida, que cuando me dí cuenta te amaba más a ti que a mi misma. Así que decidí volver al inicio de mi vida, donde me amaba más que a nadie y nada. Por lo tanto, creo que considero necesario decirte que me amo más de lo que te amé.
Me amo lo suficiente como para poder mirarte a los ojos y decirte SE ACABÓ. Tal vez aguante muchas cosas, tal vez te amé más de lo que me amé, tal vez no pude contra la distancia, contra las situaciones, contra los pro y contras, pero la realidad es que en mi aquí y ahora tu no existes. En mi aquí y ahora me amo lo suficiente como para decir adiós.

jueves, 14 de enero de 2010

El juego del amor.



















El iba y venía cuando quería, cuando la oportunidad se presentaba, cuando podía.
El iba y venía ilusionandome, jugando un juego cuyas reglas nunca tuve claras.
Así que un día así sin más decidí abandonar el juego.
Había perdido, tu ganaste.
Tú, que tenías a tu disposición mi corazón, y tal vez el de muchas otras más.


Hoy navegando, leía un blog muy bueno de un chico muy fuerte.
Hablaba sobre ella, su amor imposible.
Y recordé tantas cosas.
Y quiero decir que esta nota es para ti. Tú sabes quién eres. Tú sabes donde vives, tú sabes lo que me hiciste. Y no solo hablo del daño, también hablo de las ganancias.
Esto es para ti: quién me enseño que no por amar a alguien puedes obligar a esa persona a que te ame de la misma manera.
Lo siento por no poder dejarte ir...
Cabe señalar que soy prisionera de mi propio juego.
Nunca me gustaron las reglas del juego, el juego del amor es tan raro.
Nunca recibí instrucciones porque nunca encontré un Manual del amor.
Sin embargo aprendí a jugarlo conforme la vida me lo presentaba.
Aprendí la cadencia de besos, la secuencia de abrazos, aprendí las desventajas de la infidelidad y aprendí las etiquetas del amor.
Pero cuando tu llegaste fue como no aprender nada. Todo lo olvidé.
Porque cuando tu llegaste te dí mi corazón y en el iban depositados todos mis conocimientos.
Y ahora que te has ido me he quedado sin ellos, y sin corazón.
así que.. ahora como jugar el juego?

miércoles, 13 de enero de 2010

Realidad.


Piensa en mi mientras tomas tu vuelo de vuelta a tu destino.
Piensa en mi cuando encuentres alguien más, y piensa en el corazón roto que dejaste a tus espaldas.

Volví a creer en que esta cosa funcionaría , creo que me equivoqué otra vez.
Tus motivos no los sé. Pero sé los míos.
Y aunque ahora me encuentre llorando desconsolada, porque el amor se ha ido de nuevo creo que dentro de todo estaba acostumbrada.
Sabía que algún día iba a pasar, en fin, así es esto.
Tuve miedo del amor, tuve miedo de volver a amar y apareciste tú.
Tal vez no soy perfecta pero lo intenté por ti.
Trataba de estar a tus horas, trataba de ser cada maldita cosa que necesitabas.
Y te amé. Perdí el miedo, contigo hice una excepción a mi regla de no amar.
Y la verdad es que me equivoqué.
¿Qué hubiera pasado si no te hubiera amado?
¿Igual habría sufrido?
¿Igual habría llorado?
No sé, no lo creo, no me importa, que más da.
El daño esta hecho.
Y mientes cuando dices que no quisiste dañarme. M I E N T E S porque me ilusionaste a sabiendas de que te irías así sin más.
Estoy harta de amar y no ser correspondida como debe ser. Ese es mi problema: Amar de más, entregarme de más, sentirte de más y dejar que tú seas más que yo.
Así que prefiero que esto quede suspendido por un tiempo.


-> En reparación. Estamos trabajando para darle un mejor servicio.

martes, 12 de enero de 2010

Es como...


Todos necesitamos un respiro de pronto.
El poder perderse en las notas de la melodía, en el ritmo de una canción, en las bellas palabras que de ella emanan.
Eso es poder, es una capacidad y es una bendición.
Sentir el aire que me golpea la cara, tanto aire, tanto... tanto que me evita respirar. Y es rico. Es bello, me recuerda lo que es vivir.
Es como cuando la lluvia cae sobre tu piel. Tan agradable al tacto, tan agradable a los sentidos, tan refrescante. Es como vivir. Hay cosas que llegan de pronto como la lluvia cae de pronto, derramada desde las nubes acariciando mi piel desnuda. Me es agradable. Me reconforta. Me bendice.
Es como tocar la nieve cuando cae del cielo. Sentir los copos que lentamente se deshacen sobre la palma de mi mano. Algo tan mágico que me hace tener esperanza acerca de lo que viene.
El pasado es pasado, pero aún puedo cambiar el presente. Así es el hielo sobre mi piel. Me quema, pero quien dijo que disfrutar no dolía? Todo en la vida viene cargado con su buena porción de alegría, de risas, de horas de llorar de risa. Pero también viene cargado de lagrimás y dolor. Todo tiene su carga de todo, nada puede ser solo positivo o solo negativo.
Pero tu me haces sentir que vivo.
Es como besarte en la lluvia, como besarte frente a una chimenea en invierno, como besarte en el pasto en verano. Es como un montón de cosas.

Cuando me encuentro perdida siento eso: que estoy perdida totalmente sola y desamparada.
Entonces levanto mis ojos al cielo y puedo verte sonriéndome.

Porque aunque estamos lejos sé que esto es solo por un tiempo (: y puedo verte DE NUEVO sonriéndome. Una sonrisa tan encantadora...

Entonces siento que no estoy perdida. No puedo estar perdida si te encontre a ti.

lunes, 11 de enero de 2010

Deseos y mentiras... placer.


En una habitacion simple..
una habitacion que al parecer carecia de todo.
Y una pasion desbordante que hacia acto de presencia frente a nosotros dos.
Es simple, el pecado estaba consumiendo mi ser. Nunca fui un ángel, más nunca fui tampoco demonio, me asustaba pensar en los pecados, en ser impura, en ser frágil, pero me asustaba mas NO SER NADA.
Y era mas simple todavia saber que el deseo era mas fuerte que yo misma.
Y de pronto tu, con tus magicas palabras que destrozaron todo lo destrozable dentro de mi.
Fuimos fuego, si..pero tambien fuimos hielo.
Fuimos deseo, pero tambien fuimos mentiras..
Mentiras?- me pregunto a mi misma,.. la voz me tiembla, este era el primer paso. Aceptación.
La gente muchas veces me hablo de mentiras y cuando lo hacía generalmente la palabra mentira iba unida a la palabra pecado.
Pero frente a ti había olvidado todas las clases de moralidad, todas las clases de modales, todas las clases de etiqueta, había olvidado el manual de ''Cómo ser señorita perfección''.
-Mentiras?- me preguntas tú, con tal claridad que me pones la piel de gallina. Te acercas.
-Mentiras?- repites con la misma claridad de la primera vez.
Pero que más dá. Fuimos mentiras, pero disfrute cada mentira que vivimos.
-Supongo que besarte ahora sería lo correcto?- preguntas. En tu voz puedo leer claramente el sarcasmo.
-Jaa!- Pienso... como si hubiera leyes para besar, horarios para besar... pero esto solo lo pienso, porque tu y yo estamos fundidos en un beso terriblemente apasionado. De esos que hacen vibrar, que hacen desear ir mas allá, dejar lo que me es seguro y conocido.
-Creo que tal vez deveríamos parar mientras podamos hacerlo...-digo yo con miedo de romper el momento... jugar con fuego me asustaba, pero me gustaba el miedo que provocabas.
-Miedo?- preguntas, como si leyeras mi mente, como si tuvieras la capacidad de leer lo que mis ojos dicen. - O tal vez deberiamos continuar... y conocer mas allá... llegar al paraiso...
Entonces lo pienso bien... una mentira, dos, tres, cuatro, mil, que más da?
Pero de pronto me doy cuenta de la realidad, y serenamente quito tus manos de mis brazos, separo mis labios de los tuyos, separo mi cuerpo del tuyo...
-O tal vez deberiamos dejar de mentir.

Todo es cuestión de tiempo...



Pasó mucho tiempo antes de que pudiera darme cuenta que dentro de mi habitaba algo más que enojo hacia esa persona que daño mi vida de manera radical. Pasó mucho tiempo antes de que pudiera notar que podría amar de nuevo.

El tiempo pasa y lleva consigo un montón de recuerdos que me hacían evitar amar de nuevo, entregar ese cofre en el que voluntariamente había guardado mi corazón bajo llave para evitar que alguien más lo dañara.
Pero así pasó, el tiempo siguió corriendo y se llevo todo el enojo que había en mi ser.
Podría decirse que el enamoramiento es conocido como una fase de atracción entre dos personas pero esto era algo más que eso.
Esto era el motivo por el que despertaba cada día llena de nuevas ilusiones y anhelos, era la razón por la que soñaba en medio de mis clases, por las que no sentía hambre, ni sueño ni miedo ni nada… solo amor.
Me enamoré como hacía mucho que no lo hacía. Siempre tan cuidadosa, siempre tan delicada, tan pequeña tan débil. Débil porque no podía soportar una desilusión más. Cuidadosa por miedo a que me dañaran como ya lo habían hecho tantas veces antes. Tan pequeña por mis propios miedos.
Pero con él era diferente. El amor era en porciones iguales, ninguno de los dos amaba más que el otro, era como si mi corazón hubiera reconocido en él la otra mitad que siempre había buscado. Es como si tuviera esperanzas de nuevo, como si pudiera hacer todo con solo desearlo. En mi mundo de fantasía, se le llamaba estar enamorado.

El cielo es el límite.


Busqué silencios en mares, y busqué mares en sillones en la esquina de mi habitación y me tope con silencios prolongados donde la imaginación volaba y volaba sin parar.
El cielo es el limite.
Así que si volar con mi imaginación era una opción, definitivamente pensaba tomarla.
Era mucho mejor que perder el tiempo pensando que hubiera sido si nuestro amor no hubiera terminado. Estabas tan lejos de mí...
pero el cielo es el límite!
Podría tocar las nubes, y podría sentir el aire que golpeaba mi cara con tal fiereza que sentía mis mejillas heladas.
Y sentía la sangre que corría por mis venas con tanta vida que daba miedo. Tanto tiempo me dedique a lamentarme por tu perdida, que cuando me dí cuenta te amaba más a ti que a mi misma. Así que decidí volver al inicio de mi vida, donde me amaba más que a nadie y nada. Por lo tanto, creo que considero necesario decirte que me amo más de lo que te amé.
Me amo lo suficiente como para poder mirarte a los ojos y decirte SE ACABÓ. Tal vez aguante muchas cosas, tal vez te amé más de lo que me amé, tal vez no pude contra la distancia, contra las situaciones, contra los pro y contras, pero la realidad es que en mi aquí y ahora tu no existes. En mi aquí y ahora me amo lo suficiente como para decir adiós.

El juego del amor.



















El iba y venía cuando quería, cuando la oportunidad se presentaba, cuando podía.
El iba y venía ilusionandome, jugando un juego cuyas reglas nunca tuve claras.
Así que un día así sin más decidí abandonar el juego.
Había perdido, tu ganaste.
Tú, que tenías a tu disposición mi corazón, y tal vez el de muchas otras más.


Hoy navegando, leía un blog muy bueno de un chico muy fuerte.
Hablaba sobre ella, su amor imposible.
Y recordé tantas cosas.
Y quiero decir que esta nota es para ti. Tú sabes quién eres. Tú sabes donde vives, tú sabes lo que me hiciste. Y no solo hablo del daño, también hablo de las ganancias.
Esto es para ti: quién me enseño que no por amar a alguien puedes obligar a esa persona a que te ame de la misma manera.
Lo siento por no poder dejarte ir...
Cabe señalar que soy prisionera de mi propio juego.
Nunca me gustaron las reglas del juego, el juego del amor es tan raro.
Nunca recibí instrucciones porque nunca encontré un Manual del amor.
Sin embargo aprendí a jugarlo conforme la vida me lo presentaba.
Aprendí la cadencia de besos, la secuencia de abrazos, aprendí las desventajas de la infidelidad y aprendí las etiquetas del amor.
Pero cuando tu llegaste fue como no aprender nada. Todo lo olvidé.
Porque cuando tu llegaste te dí mi corazón y en el iban depositados todos mis conocimientos.
Y ahora que te has ido me he quedado sin ellos, y sin corazón.
así que.. ahora como jugar el juego?

Realidad.


Piensa en mi mientras tomas tu vuelo de vuelta a tu destino.
Piensa en mi cuando encuentres alguien más, y piensa en el corazón roto que dejaste a tus espaldas.

Volví a creer en que esta cosa funcionaría , creo que me equivoqué otra vez.
Tus motivos no los sé. Pero sé los míos.
Y aunque ahora me encuentre llorando desconsolada, porque el amor se ha ido de nuevo creo que dentro de todo estaba acostumbrada.
Sabía que algún día iba a pasar, en fin, así es esto.
Tuve miedo del amor, tuve miedo de volver a amar y apareciste tú.
Tal vez no soy perfecta pero lo intenté por ti.
Trataba de estar a tus horas, trataba de ser cada maldita cosa que necesitabas.
Y te amé. Perdí el miedo, contigo hice una excepción a mi regla de no amar.
Y la verdad es que me equivoqué.
¿Qué hubiera pasado si no te hubiera amado?
¿Igual habría sufrido?
¿Igual habría llorado?
No sé, no lo creo, no me importa, que más da.
El daño esta hecho.
Y mientes cuando dices que no quisiste dañarme. M I E N T E S porque me ilusionaste a sabiendas de que te irías así sin más.
Estoy harta de amar y no ser correspondida como debe ser. Ese es mi problema: Amar de más, entregarme de más, sentirte de más y dejar que tú seas más que yo.
Así que prefiero que esto quede suspendido por un tiempo.


-> En reparación. Estamos trabajando para darle un mejor servicio.

Es como...


Todos necesitamos un respiro de pronto.
El poder perderse en las notas de la melodía, en el ritmo de una canción, en las bellas palabras que de ella emanan.
Eso es poder, es una capacidad y es una bendición.
Sentir el aire que me golpea la cara, tanto aire, tanto... tanto que me evita respirar. Y es rico. Es bello, me recuerda lo que es vivir.
Es como cuando la lluvia cae sobre tu piel. Tan agradable al tacto, tan agradable a los sentidos, tan refrescante. Es como vivir. Hay cosas que llegan de pronto como la lluvia cae de pronto, derramada desde las nubes acariciando mi piel desnuda. Me es agradable. Me reconforta. Me bendice.
Es como tocar la nieve cuando cae del cielo. Sentir los copos que lentamente se deshacen sobre la palma de mi mano. Algo tan mágico que me hace tener esperanza acerca de lo que viene.
El pasado es pasado, pero aún puedo cambiar el presente. Así es el hielo sobre mi piel. Me quema, pero quien dijo que disfrutar no dolía? Todo en la vida viene cargado con su buena porción de alegría, de risas, de horas de llorar de risa. Pero también viene cargado de lagrimás y dolor. Todo tiene su carga de todo, nada puede ser solo positivo o solo negativo.
Pero tu me haces sentir que vivo.
Es como besarte en la lluvia, como besarte frente a una chimenea en invierno, como besarte en el pasto en verano. Es como un montón de cosas.

Cuando me encuentro perdida siento eso: que estoy perdida totalmente sola y desamparada.
Entonces levanto mis ojos al cielo y puedo verte sonriéndome.

Porque aunque estamos lejos sé que esto es solo por un tiempo (: y puedo verte DE NUEVO sonriéndome. Una sonrisa tan encantadora...

Entonces siento que no estoy perdida. No puedo estar perdida si te encontre a ti.

Deseos y mentiras... placer.


En una habitacion simple..
una habitacion que al parecer carecia de todo.
Y una pasion desbordante que hacia acto de presencia frente a nosotros dos.
Es simple, el pecado estaba consumiendo mi ser. Nunca fui un ángel, más nunca fui tampoco demonio, me asustaba pensar en los pecados, en ser impura, en ser frágil, pero me asustaba mas NO SER NADA.
Y era mas simple todavia saber que el deseo era mas fuerte que yo misma.
Y de pronto tu, con tus magicas palabras que destrozaron todo lo destrozable dentro de mi.
Fuimos fuego, si..pero tambien fuimos hielo.
Fuimos deseo, pero tambien fuimos mentiras..
Mentiras?- me pregunto a mi misma,.. la voz me tiembla, este era el primer paso. Aceptación.
La gente muchas veces me hablo de mentiras y cuando lo hacía generalmente la palabra mentira iba unida a la palabra pecado.
Pero frente a ti había olvidado todas las clases de moralidad, todas las clases de modales, todas las clases de etiqueta, había olvidado el manual de ''Cómo ser señorita perfección''.
-Mentiras?- me preguntas tú, con tal claridad que me pones la piel de gallina. Te acercas.
-Mentiras?- repites con la misma claridad de la primera vez.
Pero que más dá. Fuimos mentiras, pero disfrute cada mentira que vivimos.
-Supongo que besarte ahora sería lo correcto?- preguntas. En tu voz puedo leer claramente el sarcasmo.
-Jaa!- Pienso... como si hubiera leyes para besar, horarios para besar... pero esto solo lo pienso, porque tu y yo estamos fundidos en un beso terriblemente apasionado. De esos que hacen vibrar, que hacen desear ir mas allá, dejar lo que me es seguro y conocido.
-Creo que tal vez deveríamos parar mientras podamos hacerlo...-digo yo con miedo de romper el momento... jugar con fuego me asustaba, pero me gustaba el miedo que provocabas.
-Miedo?- preguntas, como si leyeras mi mente, como si tuvieras la capacidad de leer lo que mis ojos dicen. - O tal vez deberiamos continuar... y conocer mas allá... llegar al paraiso...
Entonces lo pienso bien... una mentira, dos, tres, cuatro, mil, que más da?
Pero de pronto me doy cuenta de la realidad, y serenamente quito tus manos de mis brazos, separo mis labios de los tuyos, separo mi cuerpo del tuyo...
-O tal vez deberiamos dejar de mentir.