Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

martes, 15 de noviembre de 2011

Inspiracion a las 2 am. Un sueño desesperado.

Si la decisión me dolía tanto ¿ porqué seguía empeñada en cumplir la utopía?


Imagenes vacias, palabras que se sienten, caricias que no existen.
¡Que pesada es la noche cuando estas lejos! ¡Que vacías se sienten tus palabras, a que mentiras me suenan!
Y escapo.
Me envuelvo en las notas musicales que me rodean, me elevan, me atrapan, me envuelven, me azotan. Y es que no pensar en lo que siento, reprimirme me relaja.

Un cigarro, dos, tres, no lo disfruto. Me encuentro sedada en mi mundo somnoliento donde a menudo me escapo de tí para soñar contigo.

Las lágrimas caen, los cigarros se acaban, la canción cambia. Yo vuelo....
Vuelo por el cielo que nos une, caigo en los mares que nos separan y desaparezco, me esfumo en los kilometros que hay entre tu ser y mi alma...

La noche me cobija con la soledad que me acompaña, con quién me voy a la cama cada noche y me hace suya una y otra vez, quién besa mis lágrimas y suavemente las seca, quién hace el papel que te pertenece en la obra del absurdo que es mi vida.

Y tu siempre tan ausente, estando sin estar, hablando sin palabras y amando sin sentir. Tocando mi alma sin tocar mi cuerpo, rompiendome en cachitos, regalandole mi conciencia a la luna.

¿Y yo? Absurda, irreal, inexistente, emotiva, falsa...
Que triste es sentir sin tocar, llorar sin consuelo, amar sin ver! Y despertar sintiendote, oliendo tu ausencia...



Inspiracion a las 2 am. Un sueño desesperado.

Si la decisión me dolía tanto ¿ porqué seguía empeñada en cumplir la utopía?


Imagenes vacias, palabras que se sienten, caricias que no existen.
¡Que pesada es la noche cuando estas lejos! ¡Que vacías se sienten tus palabras, a que mentiras me suenan!
Y escapo.
Me envuelvo en las notas musicales que me rodean, me elevan, me atrapan, me envuelven, me azotan. Y es que no pensar en lo que siento, reprimirme me relaja.

Un cigarro, dos, tres, no lo disfruto. Me encuentro sedada en mi mundo somnoliento donde a menudo me escapo de tí para soñar contigo.

Las lágrimas caen, los cigarros se acaban, la canción cambia. Yo vuelo....
Vuelo por el cielo que nos une, caigo en los mares que nos separan y desaparezco, me esfumo en los kilometros que hay entre tu ser y mi alma...

La noche me cobija con la soledad que me acompaña, con quién me voy a la cama cada noche y me hace suya una y otra vez, quién besa mis lágrimas y suavemente las seca, quién hace el papel que te pertenece en la obra del absurdo que es mi vida.

Y tu siempre tan ausente, estando sin estar, hablando sin palabras y amando sin sentir. Tocando mi alma sin tocar mi cuerpo, rompiendome en cachitos, regalandole mi conciencia a la luna.

¿Y yo? Absurda, irreal, inexistente, emotiva, falsa...
Que triste es sentir sin tocar, llorar sin consuelo, amar sin ver! Y despertar sintiendote, oliendo tu ausencia...