Para dementes que conocen la locura estando totalmente cuerdos...

jueves, 14 de enero de 2010

El juego del amor.



















El iba y venía cuando quería, cuando la oportunidad se presentaba, cuando podía.
El iba y venía ilusionandome, jugando un juego cuyas reglas nunca tuve claras.
Así que un día así sin más decidí abandonar el juego.
Había perdido, tu ganaste.
Tú, que tenías a tu disposición mi corazón, y tal vez el de muchas otras más.


Hoy navegando, leía un blog muy bueno de un chico muy fuerte.
Hablaba sobre ella, su amor imposible.
Y recordé tantas cosas.
Y quiero decir que esta nota es para ti. Tú sabes quién eres. Tú sabes donde vives, tú sabes lo que me hiciste. Y no solo hablo del daño, también hablo de las ganancias.
Esto es para ti: quién me enseño que no por amar a alguien puedes obligar a esa persona a que te ame de la misma manera.
Lo siento por no poder dejarte ir...
Cabe señalar que soy prisionera de mi propio juego.
Nunca me gustaron las reglas del juego, el juego del amor es tan raro.
Nunca recibí instrucciones porque nunca encontré un Manual del amor.
Sin embargo aprendí a jugarlo conforme la vida me lo presentaba.
Aprendí la cadencia de besos, la secuencia de abrazos, aprendí las desventajas de la infidelidad y aprendí las etiquetas del amor.
Pero cuando tu llegaste fue como no aprender nada. Todo lo olvidé.
Porque cuando tu llegaste te dí mi corazón y en el iban depositados todos mis conocimientos.
Y ahora que te has ido me he quedado sin ellos, y sin corazón.
así que.. ahora como jugar el juego?

El juego del amor.



















El iba y venía cuando quería, cuando la oportunidad se presentaba, cuando podía.
El iba y venía ilusionandome, jugando un juego cuyas reglas nunca tuve claras.
Así que un día así sin más decidí abandonar el juego.
Había perdido, tu ganaste.
Tú, que tenías a tu disposición mi corazón, y tal vez el de muchas otras más.


Hoy navegando, leía un blog muy bueno de un chico muy fuerte.
Hablaba sobre ella, su amor imposible.
Y recordé tantas cosas.
Y quiero decir que esta nota es para ti. Tú sabes quién eres. Tú sabes donde vives, tú sabes lo que me hiciste. Y no solo hablo del daño, también hablo de las ganancias.
Esto es para ti: quién me enseño que no por amar a alguien puedes obligar a esa persona a que te ame de la misma manera.
Lo siento por no poder dejarte ir...
Cabe señalar que soy prisionera de mi propio juego.
Nunca me gustaron las reglas del juego, el juego del amor es tan raro.
Nunca recibí instrucciones porque nunca encontré un Manual del amor.
Sin embargo aprendí a jugarlo conforme la vida me lo presentaba.
Aprendí la cadencia de besos, la secuencia de abrazos, aprendí las desventajas de la infidelidad y aprendí las etiquetas del amor.
Pero cuando tu llegaste fue como no aprender nada. Todo lo olvidé.
Porque cuando tu llegaste te dí mi corazón y en el iban depositados todos mis conocimientos.
Y ahora que te has ido me he quedado sin ellos, y sin corazón.
así que.. ahora como jugar el juego?